Aprobados y suspensos del Barça: Messi se resiste a tirar LaLiga

Ter Stegen: No tuvo ninguna intervención de mérito, pese a que el Elche intentó en más de una ocasión mirar la portería rival. Sin embargo, todos sus remates a puerta se fueron muy lejos. Especialmente peligroso fue un remate de Boyé, que se fue a la primera gradería.

Mingueza: Sufrió mucho sobre todo en la primera parte con el argentino Rigoni cayendo en su banda. Sin embargo, el defensa del filial se fue asentando en su juego y ganando en confianza, incorporándose asimismo más en ataque. Acabó con calambres en el sóleo del la pierna izquierda.

Piqué: Sigue recuperando ritmo de competición. En su tercer partido como titular supo administrar los esfuerzos y recuperar balones a base de anticipación y fortaleza aérea. Muy bien la salida de balón.

Umtiti: Su primera acción fue lamentable, dejando mucho espacio a Boyé para rematar a placer dentro del área, aunque afortunadamente erró en el chut. Sin embargo, el francés se resarció y empezó a recuperar sensaciones. Muy aseado en la salida de balón. Acabó dando el susto al quejarse de molestias en el aductor de la pierna izquierda, pero regresó al campo y acabó el partido.

Alba: El lateral marcó un gol como si fuera un delantero centro, tras aprovechar una magistral asistencia de cabeza de Braithwaite. En la banda izquierda siempre supo resolver la situación, intentando buscar siempre a Pedri.

Pjanic: El gran señalado en la primera parte. No salió ya tras el descanso. En todo caso, tampoco fue el peor, dando algún pase interesante entre líneas, pero lo cierto es que su juego sin balón es un desastre, siempre mal colocado y sin ayudar en las coberturas.

De Jong: El más inteligente de todos ya que aguantó los 90 minutos en el campo sin ver una amarilla que le hubiera dejado fuera para el partido del sábado ante el Sevilla. Su jugada en el segundo gol de Messi es propia de un crack de un nivel estratosférico. Lástima que no tenga más continuidad.

Pedri: Multiusos. Jugó en todas las posiciones en el mediocampo, incluso de pivote defensivo. Puede que no fuerda su mejor partido, pero sus apariciones siempre son un alivio para el equipo, que necesita su talento para sobrevivir.

Trincao: Esto de hacerlo todo bien pero que se la apaguen las luces cuando sólo tiene que empujar el balón es algo que nos tiene acostumbrado Vinicius en el Real Madrid. Tuvo dos ocasiones muy claras, solo ante Badia, rematando en ambas de forma defectuosa. En todo caso, fue el jugador más destacado en la primera parte y quien intentó ofrecer más recursos en ataque. Tras el descanso, su juego se acabó desinflando, siendo sustituido en el minuto 65.

Messi: El argentino, casi sin quererlo ni hacer ruido, ya es el ‘Pichihi’ de esta Liga, con 18 tantos. Marcó dos tantos hoy que dieron la vida al Barcelona, ya que el equipo estaba metido en un buen atolladero ante la férrea defensa alicantina. Sin embargo, en un gol de garra el primero y de talento absoluto en el segundo, logró poner el 2-0 en el marcador, dejando el partido visto para sentencia.

Braithwaite: Dio dos asistencias de gol. Con eso ya se ha ganado el pan sin duda. La primera además con un taconazo preciso a Messi y la segunda, tras un gran cabezazo a Alba. En todo caso, para un delantero, acabar un partido sin rematar ni una vez a puerta debe ser más que frustrante. Jugó en la banda izquierda, sacrificándose mucho en defensa.

CAMBIOS:

Dembélé: Jugó los primeros quince minutos en la banda izquierda y el resto en la banda derecha. Pese a no participar en exceso, logró que el Elche tuviera que poner más hombres en su vigilancia y liberar a sus compañeros.

Sergio Busquets: Su entrada en el campo fue un bálsamo para el juego del equipo. Todo se ordenó con criterio.

Lenglet: Koeman le dejó quince minutos en el campo para que recuperara confianza tras el penalti que cometió ante el Cádiz.

Dest: Jugó como lateral izquierdo, sustituyendo a Alba, dando una gran asistencia a Griezmann, que envió el balón al larguero solo ante Badia.

Griezmann: Uno ya no sabe si es mala suerte o directamente ineptitud, pero el francés sigue sin marcar al arco iris. Su error, solo ante el meta del Elche, es casi dañino para los ojos.

Al Atleti le penalizan los errores atrás… y la puntería del rival

EI Atlético ha perdido la fiabilidad defensiva en los últimos partidos. Lo que antes era un muro infranqueable, con solo seis goles en contra en las 16 primeras jornadas de Liga, se ha ido deshilachando en las últimas citas. Ante el Levante, el Atlético encajó por sexto partido consecutivo, ocho goles en las últimas fechas que han obligado en varias ocasiones al equipo a remontar y han costado dos empates, ante el Celta y frente al Levante, rival contra el que se vuelve a medir mañana con la clara intención de recuperar la portería a cero.

El gran problema del Atlético ha llegado a partir de errores puntuales que han penalizado siempre. Sin necesidad de excesivos remates, el Atlético ha visto como el rival perforaba su portería con relativa facilidad. Bardhi fue el último en hacerlo después de que un intento de adelantarse de Giménez al macedonio acabase dejándole solo ante Oblak tras la asistencia de De Frutos. El meta tuvo que actuar en la segunda mitad para repeler dos disparos de Clerc, con una gran mano que evitó la derrota. Pero, tras el gol de Bardhi, había llegado a contar seis goles en contra en los últimos ocho disparos a portería del rival, uno de ellos un remate franco de Saponjic que podía poner el empate a tres para el Cádiz.

Ante el Granada, un barullo en el área tras un córner le cayó a Yangel Herrera y contra el Celta un despiste en el minuto 89 acabó costando el empate de Ferreyra. Mina había obligado a remontar con un cabezazo ganando la espalda a Felipe. En Cádiz, un balón suelto tras un mal despeje de Lemar sin que llegase Felipe a taponarlo se convirtió en el primer gol de Negredo, que hizo su doblete con un balón rematado con la derecha en el área. Antes, el Atlético había tenido que remontar un golazo de Racic para el Valencia y un tanto de penalti de Dmitrovic de penalti para el Eibar tras un error de Carrasco. Demasiados tantos en contra, varios de ellos precedidos de errores puntuales, para un equipo que siempre se ha sustentado en su defensa.

Carrasco, ‘fichaje’ para Granada

Yannick Carrasco es el gran fichaje de cara al encuentro ante el Granada de este sábado. El 30 de enero dio positivo por coronavirus junto a Hermoso. Días después dio negativo y, posteriormente, se ejercitó como solitario. Ante el Celta no tuvo minutos, pero frente al cuadro nazarí tiene todas las papeletas de volver. Está siendo uno de los futbolistas más utilizados por Simeone. Ya lleva 937 minutos en LaLiga con dos goles y un recital de peligro constante en los partidos. Desde que volviese de China ha sido un jugador determinante demostrando una personalidad arrolladora sobre el césped.

El líder de LaLiga ha ratificado que el equipo no depende de nombres propios, sino del bloque duro del equipo donde la mayoría de jugadores están al máximo.

Tal y como informó AS, el Atlético está sufriendo como pocos clubes la pandemia del coronavirus.  Hermoso, Carrasco Dembélé, João Félix, Lemar y Herrera han sido los que la han afrontado. Los futbolistas rojiblancos siguen en todo momento todos los protocolos sanitarios y están siguiendo lo que dictan los médicos del club madrileño.

Curiosamente, Carrasco ya había pasado la COVID con anterioridad. Esta ha sido la segunda vez que ha dado positivo y sin tener síntomas.

Fali, de parche a solución

Hace casi mes y medio, en el partido contra el Getafe, Cervera dio entrada a Fali en la medular ante la escasez de efectivos en dicha posición y lo que en un principio parecía un parche, se ha vuelto una solución. Fali ha respondido a la perfección en estos partidos y ahora parece difícil que le puedan quitar un sitio que se ha ganado a pulso.

Cierto es que su ‘llegada’ a la medular se produjo en un momento en el que había una plaga de lesiones en el centro del campo. Esta temporada ni Augusto, ni Garrido han tenido muchas opciones debido a diferentes bajas y a ello se añadió en aquel momento la lesión de un fijo como es José Mari. Lo cierto es que Fali ha estado impecable en su nueva función, que por suerte ya conocía de su etapa en el Nàstic.

Fali ha jugado en la medular en siete de los últimos ocho partidos ligueros (sólo se perdió el encuentro ante el Levante por acumulación de amarillas). En esta posición, el valenciano potencia todas sus virtudes, donde se le usa para el ‘trabajo sucio’ de romper el juego de ataque rival. Además posee buena salida de balón, adquirida su etapa de central y no se puede olvidar su trabajo aéreo. En definitiva, un pulmón para el medio del campo. Esta temporada, el valenciano tiene un 68% de acierto en el pase. Porcentaje que sube al 81% en el campo propio, donde apenas tiene errores (sólo ha cometido nueve faltas en lo que va de Liga).

El posible regreso de José Mari, a priori debería suponer la vuelta de Fali al eje de la defensa. Con el roteño en plenas facultades, lo normal sería verle en el once junto a Jonsson y al valenciano, con Cala. Lo que parece seguro, es que si Cervera necesita volver a tirar de Fali para la medular, lo volverá a hacer, ya que es una posición en la que ha respondido con creces, por delante de jugadores como Garrido o Augusto.

Fernando vio su quinta amarilla y no estará ante el Betis

Muchos focos de este Sevilla-Villarreal se posaban sobre la figura de Fernando Reges. Julen Lopetegui avisó en la previa que sólo pensaba en el Villarreal y no en el Betis pese a que el brasileño tenía cuatro tarjetas amarillas en su haber y podía perderse el derbi del sábado. Finalmente el medio centro del Sevilla fue titular y vio su quinta tarjeta amarilla en esta Liga, lo que le deja fuera del esperado envite del fin de semana en el estadio Benito Villamarín.

Un lance con Manu Trigueros terminó con una falta clara de Fernando que el árbitro del choque condenó con esa quinta tarjeta para el brasileño, que mostró su lamento al saber que se perdería el partido ante el eterno rival. Lopetegui tiene bazas para suplir al pivote, aunque se trata de una de sus armas más importantes del equipo y fue primordial desde que llegó a Nervión hace dos veranos. En el Betis también hay dos apercibidos en la cita de esta noche ante el Levante, Fekir y Guido, aunque Pellegrini también mostró su intención de tirar de ambos sin mirar de reojo al derbi.

Lukaku recuerda lo que le enseñó Mourimho

El belga Lukaku es uno de los mejores delanteros del momento. Esta temporada lleva 15 goles en 18 partidos con el Inter y ha concedido una entrevista a la revista Sport, del diario belga Voetbal International. En ella habla de su gran momento, pero también recuerda al técnico que más le ha ayudado a mejorar en su carrera: José Mourinho. El belga confiesa que el hoy entrenador del Tottenham, con quien coincidió en el Manchester United y el Chelsea, le dio varios lecciones: “Mourinho me enseñó a trabajar mejor desde el punto de vista colectivo, tanto a nivel de presión como de posicionamiento en el campo. Miren bien lo que él está haciendo ahora con Harry Kane”.

Lukaku vive el mejor momento de su carrera y no tiene reparos en declararse como uno de los cinco mejores delanteros del mundo: «En los últimos cinco meses sí lo soy. No quiero decir quien está entre el primero y el quinto puesto de esa lista, pero, en estos momentos, yo sí formo parte de ella”.

El PSG acaba el año con goleada

El PSG terminó el año 2020 con una pragmática victoria por 4-0 contra el RC Estrasburgo. El campeón de la Ligue 1 ha tenido un inicio de temporada complicado, plagado de lesiones y positivos que le han impedido terminar el año como líder de la clasificación. El joven Pembelé marcó su primer gol como profesional, Mbappé hizo el 2-0 aprovechando un error flagrante de la defensa rival, Gueye hizo el 3-0 con un golazo y Kean cerró la cuenta con un gran gol.

El conjunto de Thomas Tuchel cerraba un año inédito, pero lleno de emociones, ya que los parisinos consiguieron disputar la primera final de Champions de su historia y el proyecto había progresado de forma espectacular. Sin embargo, el de hoy era un partido clave, ya que una derrota podía alejarle al PSG del liderato que ostentaba el Lille al inicio de la jornada. Sin Neymar, Mbappé volvió a la titularidad (arrastraba molestias) y el alemán continuó con un 3-5-2 que parece haberse asentado definitivamente en la capital francesa.

El PSG no realizó una primera parte brillante, pero sí fue efectivo. El actual subcampeón de Europa se adelantó en el minuto 20 por medio del canterano Pembelé, una de las mayores joyas del centro de formación y que aprovechó un rechace de un buen disparo de Di María para desequilibrar la balanza en el Parque de los Príncipes. Las ocasiones no abundaron y el PSG, que tuvo enfrente a un rival que se encerró durante los 90 minutos, pudo aumentar la renta antes del descanso a través de Di María, pero Kawashima realizó una gran parada y evitó el 2-0 local.

En la segunda mitad, el PSG siguió intentando atacar frente a un Estrasburgo que, a pesar de estar defendiendo, poco a poco fue sumando llegadas a portería rival. Simakan, pretendido por el Milán, se erigió como la figura del partido, dejando inadvertido a Mbappé en todas las acciones del inicio del segundo acto. Sin embargo, el internacional francés no desaprovechó un error flagrante del Estrasburgo en salida de balón y marcó a placer tras asistencia de Di María. Gueye, con un golazo, hizo el 3-0 en los minutos finales.

Resto de la jornada

Del grueso de la jornada de las 19:00 horas, cabe destacar la victoria del Reims en el campo del Burdeos por 1-3, el empate del Niza contra el penúltimo Lorient tras haberse puesto 2-0 en el marcador, la victoria del colista Dijon ante el Nîmes por 1-2, saliendo de la zona de descenso y la victoria del Rennes contra el Metz, sumando su cuarta victoria consecutiva y acercándose a los puestos de Champions League. Por su parte, el Lens venció 2-0 al Brest y acabó un 2020 espectacular, más cerca de Europa que de los puestos de descenso.

En el grueso de la jornada de las 21:00 horas, el Olympique de Lyon confirmó su buena racha y vapuleó al Nantes por 3-0 y presentó su candidatura para ganar la Ligue 1. El equipo de Rudi Garcia se ha convertido en uno de los más demoledores del fútbol francés, atacando constantemente y sin darle tregua a sus rivales. Toko-Ekambi adelantó al conjunto del Rodano, Kadewere hizo el 2-0 y Paquetá, que está a un nivel espectacular, marcó el 3-0 antes del descanso. El Lille venció de forma agónica en Montpellier por 2-3 con un gol de Yilmaz en el

tramo final y acabó el año segundo en una primera vuelta impresionante de los de Galtier. Por su parte, el Mónaco empató 2-2 ante el Saint-Étienne, empatando en la segunda mitad con un jugador menos por la roja de Matazo.

Por su parte, el Marsella culminó una semana para olvidar en la que ha sumado dos derrotas y un empate y se alejó definitivamente de la pelea por el título, a pesar de tener dos partidos menos. Los de Villas-Boas perdieron 2-1 en su visita a Angers en un partido en el que Payet falló un penalti que fue decisivo.

El vestuario celeste devolverá la capitanía a Hugo Mallo

Eduardo Coudet desveló el día de su presentación cómo tenía pensado resolver el conflicto creado en las últimas semanas de la era Óscar referente a la capitanía. El entrenador de Sabadell decidió retirarle el brazalete a Mallo por un acto de indisciplina y creó un nuevo grupo de capitanes, al que luego llamó comisión, conformado por Aspas, Denis, Nolito, Murillo y Tapia. El Chacho resolvió este problema entregándole la llave a los jugadores: ellos serán quienes decidan a los capitanes.

Pues bien, el asunto está cerca de resolverse y la idea es que todo vuelva a la normalidad. Esto es, Hugo Mallo recuperará el estatus de primer capitán y le acompañarán Iago Aspas, Sergio Álvarez y Rubén Blanco. De esta forma, el vestuario celeste volverá a la antigüa normalidad. Sólo quince días después de que Óscar le retirara el brazalete, Hugo Mallo está a punto de recuperarlo.

La decisión final se conocerá en los próximos días y el capitán de la era Coudet se estrenará en el Sánchez Pizjuan. Después de todo el ruido mediático generado en torno a este asunto, el fuego quedará apagado. El Chacho da dos golpes en la mesa de un plumazo. Por un lado, se gana a los jugadores al depositar la confianza en ellos y por otro, da carpetazo a un asunto que había generado mucha polémica en Vigo.