Fali, de parche a solución

Hace casi mes y medio, en el partido contra el Getafe, Cervera dio entrada a Fali en la medular ante la escasez de efectivos en dicha posición y lo que en un principio parecía un parche, se ha vuelto una solución. Fali ha respondido a la perfección en estos partidos y ahora parece difícil que le puedan quitar un sitio que se ha ganado a pulso.

Cierto es que su ‘llegada’ a la medular se produjo en un momento en el que había una plaga de lesiones en el centro del campo. Esta temporada ni Augusto, ni Garrido han tenido muchas opciones debido a diferentes bajas y a ello se añadió en aquel momento la lesión de un fijo como es José Mari. Lo cierto es que Fali ha estado impecable en su nueva función, que por suerte ya conocía de su etapa en el Nàstic.

Fali ha jugado en la medular en siete de los últimos ocho partidos ligueros (sólo se perdió el encuentro ante el Levante por acumulación de amarillas). En esta posición, el valenciano potencia todas sus virtudes, donde se le usa para el ‘trabajo sucio’ de romper el juego de ataque rival. Además posee buena salida de balón, adquirida su etapa de central y no se puede olvidar su trabajo aéreo. En definitiva, un pulmón para el medio del campo. Esta temporada, el valenciano tiene un 68% de acierto en el pase. Porcentaje que sube al 81% en el campo propio, donde apenas tiene errores (sólo ha cometido nueve faltas en lo que va de Liga).

El posible regreso de José Mari, a priori debería suponer la vuelta de Fali al eje de la defensa. Con el roteño en plenas facultades, lo normal sería verle en el once junto a Jonsson y al valenciano, con Cala. Lo que parece seguro, es que si Cervera necesita volver a tirar de Fali para la medular, lo volverá a hacer, ya que es una posición en la que ha respondido con creces, por delante de jugadores como Garrido o Augusto.