Al Atleti le penalizan los errores atrás… y la puntería del rival

EI Atlético ha perdido la fiabilidad defensiva en los últimos partidos. Lo que antes era un muro infranqueable, con solo seis goles en contra en las 16 primeras jornadas de Liga, se ha ido deshilachando en las últimas citas. Ante el Levante, el Atlético encajó por sexto partido consecutivo, ocho goles en las últimas fechas que han obligado en varias ocasiones al equipo a remontar y han costado dos empates, ante el Celta y frente al Levante, rival contra el que se vuelve a medir mañana con la clara intención de recuperar la portería a cero.

El gran problema del Atlético ha llegado a partir de errores puntuales que han penalizado siempre. Sin necesidad de excesivos remates, el Atlético ha visto como el rival perforaba su portería con relativa facilidad. Bardhi fue el último en hacerlo después de que un intento de adelantarse de Giménez al macedonio acabase dejándole solo ante Oblak tras la asistencia de De Frutos. El meta tuvo que actuar en la segunda mitad para repeler dos disparos de Clerc, con una gran mano que evitó la derrota. Pero, tras el gol de Bardhi, había llegado a contar seis goles en contra en los últimos ocho disparos a portería del rival, uno de ellos un remate franco de Saponjic que podía poner el empate a tres para el Cádiz.

Ante el Granada, un barullo en el área tras un córner le cayó a Yangel Herrera y contra el Celta un despiste en el minuto 89 acabó costando el empate de Ferreyra. Mina había obligado a remontar con un cabezazo ganando la espalda a Felipe. En Cádiz, un balón suelto tras un mal despeje de Lemar sin que llegase Felipe a taponarlo se convirtió en el primer gol de Negredo, que hizo su doblete con un balón rematado con la derecha en el área. Antes, el Atlético había tenido que remontar un golazo de Racic para el Valencia y un tanto de penalti de Dmitrovic de penalti para el Eibar tras un error de Carrasco. Demasiados tantos en contra, varios de ellos precedidos de errores puntuales, para un equipo que siempre se ha sustentado en su defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *