«¡Cualquiera que me conozca sabe que no soy racista!»

Sebastian Coltescu protagonizó un escandaloso incidente en el PSG-Basaksehir. El cuarto árbitro hizo referencia a Pierre Webó, segundo entrenador del conjunto turco, de la siguiente manera: «Echad al negro». El revuelo montado por el episodio racista acabó con ambos equipos abandonando el Parque de los Príncipes y la posposición del partido a este miércoles. Las reacciones no se hicieron esperar, la prensa mundial fue un clamor, pero ahora conocemos el sentir del principal protagonista de la noche.

En declaraciones recogidas por el medio ProSportColtescu llamó a sus familiares tras el encuentro para explicar su sentir y su versión de lo ocurrido: «Solo trato de ser bueno. No voy a leer ningún sitio de prensa estos días. ¡Cualquiera que me conozca sabe que no soy racista! Al menos, eso espero», confesó el colegiado, como bien han compartido los allegados de Coltescu con el diario rumano.

«No podemos hacer ninguna declaración»

Ovidiu Hategan, el árbitro principal de la contienda, fue contactado por el medio francés europe1.fr y afirmó estar consternado por lo ocurrido, aunque no pudo ir más allá. «No podemos hacer ninguna declaración, primero debemos hablar con la UEFA. Normalmente, te respondería, pero esta noche no puedo. Evidentemente, estamos desolados, pero respeten nuestro silencio y entiendan la situación», afirmó.

La federación rumana, por su parte, ha afirmado estar esperando el informe de la UEFA antes de tomar decisiones respecto a lo sucedido. Los jugadores se negaron a volver al terreno de juego si Coltescu seguía formando parte del equipo de árbitros, en tanto que Kylian Mbappé fue claro: «Si ha dicho eso, se tiene que ir». Por el momento, el encuentro será dirigido en su reinicio (a las 18:55 horas) por un diferente cuarteto arbitral, encabezado por el holandés Danny Makkelie.

«Se tomarán medidas»

Asimismo, Ionut Stroe, el ministro de Deportes de Rumanía, ha pedido, en declaraciones recogidas por la agencia EFE«disculpas en nombre del pueblo rumano por este incidente desafortunado». Además, señala condenar «con firmeza cualquier tipo de expresión o declaración que pueda ser considerada racista o discriminatoria». Finalizó su intervención de la siguiente manera: «El deporte va de algo completamente distinto, de trabajo, ambición, juego limpio. Espero que no lleguemos a un escándalo diplomático». Así como señaló que «se tomarán medidas» cuando la UEFA «diga de verdad qué ha pasado».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *